Estudios y plantillas

la fotoLa plataforma de presión, permite el análisis de la función del pie tanto en estática como en dinámica, es decir en carga y la fase de propulsión. La valoración del paso sobre los sensores permitirá apreciar el comportamiento de la huella plantar en dinámica y mediante la filmación en vídeo informatizado del movimiento del miembro inferior podemos aplicar los conocimientos biomecánicos para poder llegar al diagnóstico puntual en cada situación.

 

 

 

 

 

El diagnóstico través de la plataforma se basa, en la interpretación de las curvas en dinámica. El ordenador calculará las variaciones  de presiones en el espacio y en el tiempo.

Su aplicación puede reflejarse en el siguiente esquema:

  • Realizar análisis cuantitativos de la marcha humana normal y patológica.
  • Identificar la existencia de alteraciones funcionales del pie mediante un sistema de registro objetivo.
  • Cuantificar, mediante la comparación con el miembro inferior sano.
  • Detectar a sujetos que simulan o exageran la sintomatología.
  • Evaluar el grado de evolución.

 

estudio1
estudio2
estudio3


Este estudio, y gracias al mapa de presiones, nos servirá de base para diagnosticar aquellos defectos o patologías que hacen que el paciente camine mal (dolores en los pies, fatiga muscular, marcha dificultosa, inestabilidad, etc.) o alteraciones como dismetrías, desviaciones en el eje medio de apoyo del cuerpo (base de sustentación).

Los estudios de la pisada y de la marcha, tienen una especial importancia en los niños.
El tratamiento ortopédico infantil, si fuera preciso, debe iniciarse a partir de los dos años y medio.
Así se hará el diagnóstico precoz de anomalías o deformidades, que en esas edades pueden ser corregidos.

Una especial atención merecen los deportistas, pues estos estudios nos aportan información importante para mejorar su rendimiento y evitar posibles lesiones o fatigas musculares.
El diagnóstico personalizado de las posibles alteraciones de apoyo o marcha, permite que los podólogos diseñemos, con gran exactitud, el soporte plantar (plantillas) personalizadas para cada paciente, pues no se pueden aplicar plantillas estándar cuando ya es posible disponer de estas nuevas tecnologías de diagnóstico, para poder ajustar la plantilla a las necesidades del paciente.